.

No improvises en la compra de tu casa

El sueño de la casa propia es un avance en tu vida que refleja madurez, sin embargo obtener un bien raíz puede ser una experiencia con bastantes responsabilidades.

No solamente está asociado el pago de la casa, sino que hay más gastos relacionados como seguros, dividendo, contribuciones y responsabilidades mensuales que deben ser consideradas al minuto de cotizar una propiedad. Conociéndolos podrás evaluar si tienes la capacidad de pago para enfrentar la compra con tranquilidad.

No improvises en la compra de tu casa

Siempre es bueno contar con un respaldo económico, por lo que te aconsejamos ahorrar antes de pensar en obtener una propiedad. Cuando tengas un buen piso, averigua qué banco te entrega la oferta más conveniente para obtener tu casa. Debes considerar que tu primera casa es una inversión para un largo periodo de tiempo. Los plazos que te entregará un banco llegan incluso a 30 años, además la reforma tributaria y el panorama económico hacen más probable lograr un financiamiento máximo del 80%.

Ten en cuenta tu situación financiera y laboral, además de un colchón financiero en caso de ocurrir un imprevisto. Debes saber que el compromiso es para un largo periodo. Verifica y evalúa tu estabilidad.

Considera todos los gastos reales asociados a la compra y cómo harás frente a gastos regulares como dividendos, cuentas de servicios o contribuciones y gastos esporádicos como reparaciones o adecuaciones necesarias previas al cambio. Te recomendamos planificar de acuerdo a tu capacidad real. Establece un rango de precios en relación al dividendo que puedes pagar y el plazo de financiamiento que esperas asumir. Si tienes 40 años probablemente un financiamiento a 30 no sea una buena alternativa, pues esperarías trabajar y tener ingresos hasta los 65 si eres hombre y 60 si eres mujer.

Debes ser realista a la hora de cotizar o visitar viviendas porque será un largo periodo de evaluaciones, por eso ilusiónate con algo que puedas pagar. Siempre es bueno que cuentes con la opinión de alguien de confianza, ya que es aconsejable asesorarse con quien conozca del mercado inmobiliario.

En el mercado existen propiedades nuevas y usadas, por lo que si quieres comprar una usada, deberás saber que parte de tu capital deberá invertirse en la reparación de la casa; si compras en un condominio o edificio, existen gastos comunes y contribuciones, además de las cuentas mensuales.

Te aconsejamos que cuando busques una propiedad sepas qué quieres. Vida de barrio o inversión. Si deseas formar una familia, investiga si hay colegios, supermercados, estaciones de metro, parques o conexiones a autopistas.

Ya sabes, si cuentas con un respaldo, con un asesor, con estabilidad laboral, busca la casa que más te guste para dar el gran paso y crear tu propia familia. Recuerda que mientras mayor sea el pie o pago inicial podrás acceder a menores plazos de pago o disminuir el monto de pago mensual. Para ahorrar para el pie de tu próxima propiedad, una alternativa de ahorro interesante puede ser un Seguro Flexible, ya que mes a mes construyes un respaldo financiero para tus proyectos.