.

La música, te ayuda a concentrarte y a regular tus emociones

No sólo a través de fármacos se puede controlar la ansiedad y la desatención. Así lo plantea un estudio de la Escuela Médica de la Universidad de Vermont (EEUU), que concluyó que la práctica musical puede ayudar mucho más que un tratamiento médico y farmacológico a algunas personas con trastornos ansiosos, sobre todo a los niños, quienes a través del entrenamiento musical también pueden centrar su atención y controlar sus emociones.

Pero ¿cómo sucede esto? Al tocar un instrumento se alteran las áreas motoras del cerebro, porque esta actividad requiere del control y de la coordinación de movimientos. Junto con ello, se afecta el grosor de una parte de la corteza relacionada con la función ejecutiva (que incluye la memoria de trabajo, el control de la atención y la capacidad de planificación); y se activan áreas del cerebro que juegan un papel crucial en la capacidad de autocontrol y el procesamiento de emociones. Anteriormente, ya se había comprobado que la enseñanza musical aceleraba el desarrollo de la corteza cerebral lo que incide positivamente sobre la memoria y la atención de los más chicos.

Fuente: James Hudziak, et al. Cortical Thickness Maturation and Duration of Music Training: Health-Promoting Activities Shape Brain Development .Journal of American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (2014).