.

Evalúa periódicamente tus necesidades de seguro de vida

Mientras pasan los años, vas teniendo mayores necesidades, ya sea en base a tus ingresos, familia o hechos inesperados. Tus necesidades cambiarán con el tiempo y los seguros de vida también.  Es por esto que debes tener en cuenta en qué etapa de tu vida estás y qué necesidades tienes. Ponte en diversas situaciones:

.

Vamos a ser padres

Si buscas asegurar el bienestar de tus hijos en caso de que no puedas cuidarlos, deberás evaluar todos los gastos que aparecerán con el tiempo. Desde los primeros meses de vida como el ingreso al sistema escolar. Todos esos gastos debieran ser cubiertos por el seguro de vida que vas a contratar. Por otra parte, podrías iniciar desde ya el ahorro para la educación universitaria por medio de un Seguro Flexible.

Hay un nuevo integrante en la familia

Si ya tienes tu familia formada y llega un nuevo integrante, deberás revisar el capital contratado para tu seguro de vida. Sabemos que ya conoces todos los gastos que un nuevo hijo trae consigo, pero debes organizar y planificar tanto el futuro del más pequeño como del más grande. Analiza tus ingresos para ahorrar y resuelve cómo podrían seguir adelante en caso de que tu no estés con ellos.

Estoy a cargo de mis padres

Estar a cargo de los padres trae gastos del diario vivir y enfermedades relacionadas con el paso de los años. Es una decisión inteligente evaluar en etapas tempranas la contratación de un seguro catastrófico, ya que las enfermedades de alto costo como el cáncer, podrían comprometer seriamente tu estabilidad económica. En caso de que tus padres dependan de ti, un Seguro Temporal puede ayudarte a mantener los ingresos en caso de que no puedas cuidar a tus padres personalmente.

Tengo nuevos ingresos

Generar nuevos ingresos, ya sea por un ascenso laboral o bien por situaciones de herencias, puede provocar un desorden en tu estado financiero, sin embargo lo primero que debes saber es que organizarse es la clave. Una alternativa conveniente, en caso de recibir ingresos extras, es realizar aportes extraordinarios en tus seguros, por ejemplo para tu APV, así contribuirás a mejorar tu futura pensión.

Disminución de ingresos

Esta es una de las situaciones más difíciles, pero si la enfrentas de la manera adecuada, puede que no sea una gran dificultad. Una alternativa es revisar las coberturas contratadas y modificarlas en forma transitoria hasta recuperar los ingresos normales. Además los Seguros Flexibles te dan la posibilidad de suspender el pago en forma transitoria, pues los costos del seguro podrán ser cubiertos por el saldo de tu Cuenta única de Inversión. Lo importante es mantener la protección frente a cambios transitorios en los ingresos.

Porque nuestra realidad y necesidades cambian, te recomendamos evaluar tu cobertura una vez al año frente a hechos relevantes como formar una familia, llegada de nuevos hijos, nuevos ingresos o divorcio.