.

Mujeres: aumento sostenido en la contratación de seguros

Hace cerca de 15 años eran los hombres quienes contrataban más seguros, sin embargo y dados los constantes avances de su rol en la sociedad, la tendencia ha cambiado y en la actualidad son las mujeres quienes han ocupado un lugar mucho más activo para tomar la decisión de contratar un seguro. Coincide con la integración al mundo laboral, el empoderamiento y los resguardos cada vez más precoces ante su futuro al momento de pensionarse, que las mujeres demuestran inquietud por conocer diferentes mecanismos de ahorro.

La participación de la mujer en el mundo laboral ha ido en aumento y, según estadísticas del INE en un informe entregado en agosto del año 2017, el 53,8% de las mujeres en edad de trabajar se encuentran ocupadas, lo cual es uno de los factores que las impulsan a aumentar su preocupación y la decisión de contar con productos financieros que cubran distintos riesgos en determinados momentos de la vida.

De acuerdo a información interna, entre 2010 y hasta la fecha hubo un aumento sostenido en las contrataciones hechas por mujeres, con una tasa de crecimiento promedio anual de cerca del 25%, y preferencia en pólizas enfocadas en ahorro previsional y protección financiera antes de los 40 años. Además, contratan frecuentemente seguros de vida como protección de salud para sus hijos.

Las mujeres menores de 30 años se inclinan por seguros de salud, seguro con APV y con Cuenta Única de Inversión, en los que pueden generar ahorro a mediano y largo plazo. Con el paso de los años, aquellas entre 30 y 50 están interesadas en ahorrar para su jubilación a través del seguro con APV. Y esta tendencia hacia los productos con ahorro enfocados en la pensión se mantiene al aumentar la edad de contratación, ya que las mujeres están comprendiendo que debido a que tienen mayores expectativas de vida que los hombres, a que su edad de jubilación es más temprana y muchas veces por razones de maternidad tienen lagunas previsionales, es necesario contar con un ahorro previsional voluntario que permita mejorar la pensión, y al hacerlo a través de un seguro con APV también se está protegiendo financieramente a la familia, gracias a que se complementa con un seguro de vida y coberturas adicionales.

Es importante señalar que las condiciones para contratar un seguro son transversales tanto para hombres como mujeres. En el proceso siempre se deben tener en cuenta algunas consideraciones básicas: situación médica saludable, poseer un flujo de ingresos que permita sostener el pago mensual del producto y contar con una vía de pago tradicional.