.

Seguros de vida: Un resguardo para el futuro. ¿En qué debes fijarte al contratar uno?

Te contamos qué es lo más importante a tener en cuenta al momento de contratar un seguro de vida

¿Qué es un seguro de vida? Es un resguardo frente a una situación de riesgo financiero para un grupo familiar o pareja, generado por fallecimiento, invalidez o enfermedad grave de alguno de los sostenedores económicos, o por alguna enfermedad o gasto mayor por accidente de algún miembro de la familia.

En el último tiempo los seguros de vida han incorporado también la posibilidad de agrupar en un solo producto protección financiera con ahorro para proyectos futuros del grupo familiar, la pareja o una persona, como compra de casa, estudio de los hijos, jubilación, entre otros.

Existen muchas alternativas disponibles de seguros, y al momento de decidir cuál contratar, la asesoría que nos entregue la Compañía o el Ejecutivo de Seguros es fundamental. Al respecto, Jaime Torres, Gerente del Segmento Individual de la Compañía de Seguros Confuturo, entrega importantes consejos para que “la persona tenga claro para qué necesita un seguro, qué tipo de seguro necesita y por qué monto debe contratarlo. En este sentido, el Ejecutivo de la Compañía debe indagar en sus preocupaciones, situación financiera y familiar, y en sus proyectos futuros para entregarle una asesoría personalizada. Las alternativas son muchas y es importante darse el tiempo para tomar una buena decisión. No es una exageración decir que el futuro una familia puede verse fuertemente afectado por la decisión que se tome al contratar un seguro de vida”.

Presta atención a los siguientes tips:

1.-Toma un seguro que de verdad te proteja, no contrates cualquiera sólo por tener uno: Muchos clientes toman seguros de vida en forma rápida o desinformada, sin un correcto análisis de qué monto de protección es el que requieren. El objetivo principal del seguro es que el nivel de vida del grupo familiar pueda mantenerse tras el fallecimiento, invalidez o enfermedad de alguno de los sostenedores económicos. Una regla simple es pensar que el capital asegurado permita cubrir al menos 5 años de ingresos familiares.

2.- Compara correctamente los “precios”: La comparación de “precios” en los seguros de vida no es sencilla. Sobre todo si van asociados a una cuenta de ahorro. La mejor forma de comparar los seguros con ahorro es mirar los valores de rescate que entregan distintas pólizas en un plazo determinado, considerando un mismo capital asegurado, un mismo monto de prima pagado y una misma rentabilidad proyectada.

3.- Confía en un Ejecutivo que te asesore, no en el que sólo te quiera vender un producto: Los seguros de vida son trajes a la medida, cada cliente tiene realidades y necesidades distintas, y los productos son muy flexibles. Por lo tanto, un buen Ejecutivo es aquel que primero indaga y luego te ofrece alternativas a tu medida. Quienes llegan con el producto, capitales o montos de prima a pagar ya definidos, no te están asesorando bien y te pueden llevar a no tomar la mejor decisión.

4.- Si vas a incluir ahorro, elige la mejor alternativa para tu perfil de riesgo y horizonte de inversión: Los seguros de vida que más se venden en la actualidad son aquellos que incluyen ahorro, ya que se cubren dos necesidades en un solo producto. Entre la oferta de inversión existen múltiples alternativas, desde rentabilidades fijas garantizadas hasta fondos mutuos. Es importante que elijas bien el fondo donde invertir tus ahorros, ya que al igual que en cualquier instrumento de inversión, debes considerar tu perfil riesgo y el horizonte de tiempo de tu inversión.