.

Tu familia más protegida

Todos buscamos vivir una vida larga y plena, sin embargo a diario estamos expuestos a eventos inesperados como enfermedades graves o accidentes que pueden afectar de manera importante la calidad de vida propia o de la familia. Por esta razón es fundamental contar hoy con la protección necesaria ante cualquier eventualidad futura.

Dar tranquilidad a los seres queridos en caso de fallecimiento cubriendo sus necesidades económicas es sin duda una prioridad. Una póliza de seguro de vida, es un excelente instrumento para entregar esta protección financiera; ya que gracias a la cobertura de fallecimiento, en caso de siniestro, los beneficiarios podrán recibir el pago de la indemnización establecida por la compañía dentro de la cobertura contratada. Un seguro de vida con un mínimo de 48 meses de protección financiera es una alternativa óptima, lo cual le da a los beneficiarios el tiempo necesario para poder restablecerse, en caso de que el pilar principal fallezca.

Al aumentar las coberturas de fallecimiento, no sólo se está asegurando el futuro, sino también la tranquilidad de disfrutar hoy, sin las preocupaciones e incertidumbres que puedan afectar el día de mañana el bienestar de la familia.

Para conocer el número de meses en los que la familia estará protegida, en caso de que el contratante del seguro de vida ya no esté, se puede realizar un ejercicio muy sencillo. Si este resultado no resulta ser lo esperado, existe la opción de incrementar la cobertura de fallecimiento.

Ejercicio:

ejercicio

Multiplica tu capital asegurado de fallecimiento actual (valor en UF ) por el valor de la UF para convertir este monto a pesos chilenos. Posteriormente, divide esa cifra por tus ingresos mensuales.

De esta manera obtendrás como resultado, la cantidad de meses en los cuales tu familia estará protegida en caso de que tú no estés.

(1) El valor resultante de la ecuación de meses de cobertura familiar no es vinculante y es solo una simulación, en el cual solo se considera el capital contratado con Confuturo. No están consideradas otras coberturas que el cliente tenga en otras compañías. Tampoco corresponde a un análisis detallado y cada caso debe ser analizado a través de una asesoría personalizada por parte de un asesor Confuturo.