.

Mujer + Segura

La creciente participación de la mujer en el mercado laboral ha producido importantes cambios en el entorno familiar, empresarial y social. Hoy en día, la mujer posee un rol mucho más activo al momento de tomar la decisión de contratar un seguro. Esto a raíz del aumento de su integración al mundo laboral, y su preocupación y empoderamiento por su futuro a la hora de pensionarse. Progresivamente ha demostrado un gran interés por conocer diferentes mecanismos de ahorro y protección para sus hijos como jefas de hogar, convirtiéndose en importantes consumidoras de seguros.

Según un estudio del INE, en agosto de 2017 el 53,8% de las mujeres en edad de trabajar se encuentran ocupadas, lo cual es uno de los factores que las impulsan a aumentar su interés y adquirir productos financieros que cubran distintos riesgos en determinados momentos de su vida.

De acuerdo a estadísticas Confuturo, las mujeres de 30 a 39 años son más previsoras, puesto que sus preferencias van ligadas a los seguros con APV y con Cuenta Única de Inversión.
Con el paso de los años tanto las preferencias como las necesidades van cambiando al estar cada vez más cerca de la edad de pensionarse, las mujeres entre 40 y 59 están aún más interesadas en seguros con APV.
Además, como efecto colateral de la maternidad muchas mujeres presentan lagunas previsionales, razón por la cual contar con un seguro con APV no sólo permite aumentar el capital para la pensión, sino que además protege financieramente a la familia, dado que este instrumento se complementa con un seguro de vida y coberturas adicionales.

Sin duda la tendencia que va en aumento entre las mujeres es la de contratar productos que ofrezcan protección financiera, principalmente enfocados encomplementar su pensión, dado que tienen mayores expectativas de vida que los hombres, su edad de jubilación es más temprana y su tiempo de ahorro es menor.